¿Cómo se usa un dispensador?

Un dispensador de agua puede ser útil en una variedad de escenarios. Algunas empresas prefieren tener un dispensador de agua porque permite al personal y a los clientes abastecerse de agua sin tener que hacer largas pausas o ir a la tienda a comprar agua embotellada.

La gente prefiere el agua de un dispensador al agua del grifo por razones psicológicas o prácticas. Como muchos dispensadores de agua pueden enfriar o calentar el agua en el momento, se han convertido en equipos esenciales en las empresas.

La mayoría de los dispensadores de agua son fáciles de usar. Los usuarios obtienen agua potable presionando una manivela. Por supuesto, esto es sólo la punta del iceberg, ya que la respuesta a cómo funciona un dispensador de agua -al menos en cuanto a los aspectos técnicos- es mucho más complicada y depende del tipo de dispensador.

Para abastecer a los usuarios, los dispensadores de agua offline necesitan una botella de plástico llena de agua. Utilizan una botella de 18-20 litros que se invierte boca abajo y se conecta al depósito del equipo como estándar.

Este tipo de dispositivo no tiene un mecanismo de filtrado porque el agua de la botella ya ha sido purificada. Los usuarios saca el agua girando la manivela. Entre ellos se encuentran los sistemas de refrigeración y calefacción por agua. 

En cambio, los dispensadores de agua instalados en los puntos de distrito funcionan de manera diferente. No necesitan botellas de agua para funcionar porque el líquido se obtiene localmente. El montaje e instalación de estos equipos, en cambio, es más difícil porque requieren un punto de conexión comparable al de los frigoríficos con sistemas de filtración o las cafeteras comerciales.

La idea se aplica a todo lo demás. Tienen la capacidad de calentar y enfriar el agua, así como un sistema de filtrado que mineraliza y purifica el agua en el mayor grado posible. Los dispensadores de agua que se conectan a Internet prácticamente siempre necesitan ser alimentados. Por ello, es fundamental evaluar el consumo de kilovatios/hora antes de comprar uno para su casa o negocio, y elegir una opción de bajo consumo.